Nota de la autora.

Este es un intento de biografía, de un personaje al menos curioso: Emilio Alonso Sarmiento.
Uno de los firmantes de la Constitución Española de 1978, Diputado por Baleares en tres legislaturas, Senador por Mallorca, miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del P.S.O.E - como Secretario de Finanzas, "Tesorero" - durante nueve años, y Conseller d'Ordenacio del Territori en la Preautonomia de Baleares.

martes, 4 de noviembre de 2008

02. El porqué de esta biografía y de este blog

Cuando conocí a Emilio, en el curso de mi investigación sobre los partidos políticos de la transición española, no conseguí que me diera la información que yo deseaba, los "secretos" de las finazas del PSOE.
Pero a cambio descubrí en él, en el transcurso de nuestras conversaciones, un "personaje" sumamente singular.
.
Era un político extremadamente idealista - aunque, todo hay que decirlo, eso no era tan raro entre los actores de la transición - totalmente entregado a la lucha por la libertad y la democracia en su país. Nada sectario. Reconocía sin problemas, con toda naturalidad, las virtudes de los adversarios, ya fueran de UCD, del Partido Comunista e, incluso, de AP (los franquistas). Se había preocupado y mucho, durante 9 años, de los dineros del PSOE, pero se mantenía ajeno absolutamente a su economía personal. Me di cuenta de que, de hecho, la política le estaba costando dinero. Y la prueba está en que hoy, ya jubilado, después de años de manejar presupuestos millonarios, vive exclusivamente de su pensión y en un piso alquilado.
.
Y como persona era bastante atípico. Diría que en ciertos aspectos, algo chapado a la antigua. Se descubría (siempre lleva sombrero) al saludar a las mujeres. Se levantaba de la mesa cuando una de ellas se acercaba. Les cedía el paso a ellas y a los mayores. Tenía un punto de seductor (no sólo con las féminas). Te miraba siempre a los ojos con ternura. Te hacía sentir que todo lo que le decías le interesaba. Nunca pronunciaba una palabra desagradable. Si de algo disentía contigo, si en algún punto no estaba de acuerdo con lo que le decías, se esforzaba en encontrar, para replicarte, las palabras menos ofensivas, más amables. No odiaba, no guardaba rencor. Con las personas que no le gustaban, o que le habían jugado una mala pasada, o le habían traicionado, o decepcionado, se limitaba, como él decía, a "tacharlas de la lista", y a no perder un solo minuto en pensar en ellas. Tenía una enorme confianza en sí mismo. Estaba muy seguro de sus ideas, de sus creencias. Quizás por eso no le importaba en absoluto "el que dirán", la opinión de los demás sobre su persona. Era ¿excesivamente? responsable. Y siempre dispuesto a enfrentarse a las consecuencias de sus actos. El "Je Responderay" (así, en francés antiguo) la divisa de la familia Finch - Hatton, uno de cuyos miembros fue el gran amante de Isak Dinesen, la Baronesa von Blixen, la autora de "Lejos de África", "Sombras en la hierba"...etc.
.
Cierto que a veces parecía algo arrogante, orgulloso. "No ofende quien quiere, sino quien puede" repetía. Y era algo egoísta, nunca en el sentido material, pero si de su tiempo. Por ello no era muy sociable. No había manera de arrastrarle nunca a algún "sarao". Y no tenía una inteligencia emocional muy desarrollada. Profesaba verdadero afecto a un número limitado de personas, pero incluso frente a estas, no sabía demostrarlo, tenías que adivinar que te quería, pues él no era capaz de trasmitirlo eficazmente. Aunque, eso sí, cuando le necesitabas de verdad, por un problema serio, sabías que podías contar con él. Siempre contenido, controlado, grandes tormentas circulaban con frecuencia por su interior. Y si explotaba - se notaba perfectamente en su rostro cuando estaba a punto de hacerlo - había que agarrarse fuerte, pues entonces arramblaba con todo, y no disparaba a herir, sino a matar.
.
Reconozco que el "personaje" me sedujo. Y mi trabajo sobre la transición española no funcionaba y me estaba aburriendo de él. Así que tuve una idea: escribir la biografía de Emilio. Me pareció que sería una forma diferente de relatar la transición española, pues por lo que había ido averiguando, su vida era bastante representativa de la de aquella joven generación de españoles antifranquistas, hijos del Mayo del 68, que habían cargado sobre sus espaldas la tarea de incorporar a España a la democracia, a Europa y a la libertad.
Se lo propuse y aceptó. La escribiría en forma de diálogo. Yo le haría todo tipo de preguntas sobre su familia, su infancia, sus estudios, sus ideas, su vocación política... y él las iría respondiendo. Nos vimos a menudo en Madrid, charlamos muchas horas, y yo lo grabé todo. Luego, en 1993, él abandonó la política, o la política le abandonó a él, como decía, y regresó a Mallorca. Las vidas de ambos se complicaron mucho, tanto al nivel sentimental (separaciones, divorcios, nuevas parejas...) como profesional (nuevos empleos, desplazamientos, problemas económicos...). Y el trabajo biográfico se interrumpió.
.
Pero en Agosto de este año (2008), después de años de mantener cortos y esporádicos contactos por teléfono o e-mail, me fui de veraneo a Mallorca con mi nueva pareja. Llamé a Emilio y nos volvimos a ver.
Hablamos de mil cosas en la terraza del Bar Moderno, en la Plaza de Santa Eulalia de Palma, o en su piso de la Plaza den Coll. Y, de repente, se nos ocurrió que sería bonito recuperar el trabajo biográfico comenzado hacía años.
Quedamos en que yo pasaría al ordenador las múltiples cintas grabadas, allá por los años 1988-1993, y le iría enviando ese trabajo por correo electrónico. Él lo corregiría y/o lo ampliaría, y me lo devolvería. Así lo fuimos haciendo.
.
Pero inesperadamente, Emilio va y se descuelga con una nueva idea: ¿por qué no ir colgando todo ese material en un Blog? De esta manera, si alguien estuviera interesado en el mismo, podría ir viéndolo. Además de que cualquiera, tendría la posibilidad de añadir material al mismo (puntualizaciones, nuevas propuestas, más datos...) ya sea en forma de comentarios en el mismo Blog, ya de mail a nuestras direcciones electrónicas.
La idea me pareció fantástica. Pero había un problema: yo no sé nada de Blogs, no tengo ni idea de como se construye uno, ni de como se va alimentando después. Pero cuando Emilio está muy convencido de una idea, nada le detiene. Él montaría el Blog, me enseñaría como ir "colgando" las nuevas entradas en el mismo, y seguiríamos intercambiándonos y corrigiendo el material vía e-mail.
.
Y esa es la explicación del porqué de esta biografía y de este blog: El último "sesentaiochista"
.
Anne Rojo d'Enortiz

7 comentarios:

Marcelo dijo...

Me parece muy interesante, sobre todo como experimento, eso de escribir una biografía autorizada, y ademas "en vivo y en directo".

¿Qué puedo decir de Emilio? Que es el único político honesto que conozco. Ojo, no es que el resto no lo sean, sino que en los demás la honestidad la supongo o no. En Emilio la he comprobado fehacientemente. Solo por eso ya es un bicho raro, y se merece una biografía.

¡Suerte!

Anne Rojo d'Enortiz dijo...

Muchas gracias Marcelo.

Efectivamente, Emilio es "un bicho raro" en el sentido en que tu empleas la expresión. ¿También en otros?

Tu comentario es precioso.

Saludos.

Kepa dijo...

La idea me parece fántastica. Como vasco y fanático de la política siento mucho interés por conocer la opinión de Emilio sobre muchos aspectos que afectaron a Euskadi en los tumultuosos años 80 (Euskadi por suerte o por desgracia siempre ha estado en el ojo del huracan de la política de España), y no menos interés por todos aquellos relacionados con el PSOE y como los vivió él personalmente: la entrada de España en la OTAN, la entrada en la UE, los GAL, caso Marey, Filesa, la acusación por parte de muchos comunistas de que el PSOE traicionó a la izquierda, etc, etc.

Por cierto, en Euskadi hay muchos políticos retirados que comparten su misma afición y amor por las montañas.

Saludos y suerte!!!!

Anónimo dijo...

Muy interesante , por ambas partes.
Emilio, cuando te reconozca caminando por la Tramuntana serà un placer saludarte.
Anne...sigue asì , es muy original este blog .

Enhorabuena

José Luis Castelló dijo...

Me parece un trabajo apasionante, además me permite conocer facetas de Emilio que no he visto ni he vivido.

Animo y a seguir trabajando.

anazeta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kines dijo...

Emilio Alonso: Un hombre relevante de la politica española que pasado su tiempo a ella dedicado, "los mejores años de su vida" se marchó sin hacer ruido, como tantos otros entre los que me cuento.
Ojalá que todos los politicos, al marcharse, hicieran el mismo ruido.
Muy pero que muy interesante este, (blog, se llama). Donde poder expresar la opinión de un "Llosetí"